Volcanes activos y letales

Los cinco volcanes más activos del mundo

etna_sicila_italia_341x500

Etna, Sicilia. Italia.

Es el volcán más activo de Europa, este año pasado se vivió su última gran erupción y en los últimos tres años han contabilizado hasta veinte. Situado en la región de Catania y con 3.332 metros de altitud, el cráter rugiente del Etna es visible desde todos los puntos de la isla y atrae a numerosos visitantes que ascienden hasta la cumbre para deleitarse con la visión de sus tres cráteres encendidos y humeantes.

hemis_0087850_500x341

Piton de la Fourniase, Isla Reunión.

Con varias erupciones desde el año 2006, este mes de febrero el Piton de la Fourniase ha vuelto a escupir humo, fuego y lava. En pleno océano Índico, es uno de los dos volcanes que hay en la isla (el otro es el Piton des Nieges) cuyo ascenso a través de un paisaje de circos, riscos y escarpaduras es una de las gran atracciones turísticas de la isla.

hemis_0571157_500x334

 Fimmvorduhals, Islandia.

Tras más de un siglo de silencio este volcán islandés entró en erupción en 2010 y abrió una gran grieta de casi un kilómetro de longitud. Situado a 120 kilómetros al este de Reikiavik, el Fimmvorduhals es un volcán subterráneo, uno más a añadir a la gran actividad volcánica de esta isla del norte de Europa.

hemis_0266082_500x331

Kilauea, Hawai.

Es el más joven y activo de los cinco volcanes que se encuentran en la Isla Grande de Hawai y uno de los más grandes del planeta. En hawaiano, la palabra «kilauea» significa «esparcir en grandes cantidades» lo que resume muy bien la constante actividad del volcán hawaiano que entró en erupción en 1983 y desde entonces se mantiene activo.

hemis_0587535_500x333

Monte Yasur, Vanuatu.

Situado en el Pacífico Sur, en la isla de Tanna, sus escasos 361 metros de altitud hace que sea uno de los volcanes más accesibles del mundo. En permanente erupción aunque casi nunca entraña peligro, las autoridades del país han establecido una graduación según la cual los visitantes pueden acercarse más o menos al cráter.

Fuente www.nationalgeographic.com.es

Add Comment