¿¿Porque las mujeres frecuentemente están enojadas con su hombre??

Mi novio y yo hemos desarrollado un patrón bastante funcional en la resolución de la disputa: aclaramos por WhatsApp. Creo que lo que se inicia cuando una noche nos fuimos a comer a uno de esos restaurantes misteriosamente populares que se ven obligados a sentarse en la mesa con otros extraños. Inmediatamente antes de entrar, tuvimos un mini debate, que, ingenuo, pensó que estaba muerta allí. Inmediatamente, como siempre sucede en estos casos, mis ojos se llenaron de lágrimas imparable y yo fuimos y se sentó tratando de no parpadear.

15590200_1334489953238326_2397039759437214835_n 15665547_1334489966571658_3368752200475209733_n 15621861_1334490086571646_8374739712199768405_n 15590399_1334490089904979_1288705483224156224_n 15589976_1334490099904978_5950861390965641826_n 15492430_1334490176571637_966844578727952631_n 15621658_1334490206571634_191449392863616343_n 15578946_1334490213238300_6188636895817868353_n 15621835_1334490259904962_4810348806513881464_n 15665921_1334490303238291_1041278917670947962_n

15492415_1334490309904957_9086619149190911789_n 15589525_1334490359904952_951210356691265492_n 15589742_1334489949904993_4523593694981422479_n

Mi novio y yo hemos desarrollado un patrón bastante funcional en la resolución de la disputa: aclaramos por WhatsApp. Creo que lo que se inicia cuando una noche nos fuimos a comer a uno de esos restaurantes misteriosamente populares que se ven obligados a sentarse en la mesa con otros extraños. Inmediatamente antes de entrar, tuvimos un mini debate, que, ingenuo, pensó que estaba muerta allí. Inmediatamente, como siempre sucede en estos casos, mis ojos se llenaron de lágrimas imparable y yo fuimos y se sentó tratando de no parpadear.

Después de ordenar en un estado catatónico, mi novio me preguntó cuál era el problema. Aquí, yo no podía decirle. Si lo hiciera, mis ramen habrían anegado en lágrimas y me deshidratada: la estrategia truco whatsapp.Questo aquí funciona, pero no resuelve el problema de fondo: porque la mayoría de las mujeres lloran cuando se enoja?

Tan pronto como me hice esa pregunta, me acordé de uno de mis libros de la página de la neurociencia. En apoyo de párrafo que describe una barra de estudios sobre las emociones y la percepción de este último, hubo una serie de fotografías de expresiones faciales que pertenecen a los hombres y mujeres que estaban para representar emociones específicas que otros sujetos experimentales serían entonces codificados. La información que me llamó la atención fue la que reportó el fenómeno en el que las expresiones faciales de las mujeres que expresan la ira eran a menudo confundido con expresiones de frustración, impotencia o tristeza.

El argumento de que los hombres y mujeres de manera diferente experimentarían la ira no es apoyada por la investigación.

Durante muchos años los lugares comunes sobre el tema tienden a apoyar la idea de que las mujeres no estaban seguros de cómo expresar la ira y tenía incluso difícil experimentarla. Por ejemplo Celia Halas en 1981, escribió: “La ira es una emoción que las mujeres expresan con mucha menos frecuencia que los hombres.” Un año más tarde, Collier afirma que muchas mujeres encuentran la idea de la ira impensable independientemente de las razones que justifican la presencia.

El argumento de que los hombres y mujeres de manera diferente experimentarían la ira no es apoyada por la investigación, ya que los circuitos neurológicos activados por la ira son los mismos. Pero entonces, ¿qué es lo que hace que las reacciones de comportamiento son a menudo diferentes?

Para responder a esta pregunta hay que hacer referencia a uno de los temas del montante de la biología, la neurología y la neurociencia: la naturaleza debate / cultura. En los últimos años la comunidad científica ha adherido casi por completo a la idea de que la base para el estudio del hombre no se puede separar de la idea de que somos el producto de una delicada red de factores genéticos y ambientales que se cruzan entre sí y cambiar durante el transcurso de toda la vida.

A comienzos del siglo, varios investigadores han cuestionado cómo los estereotipos culturales pueden influir en las emociones. El estudio de la planta y sus colegas en 2000 es sin duda uno de los más apropiados para responder a debido a que se convertirá en una boca de incendios cada vez que pelea.

En primer lugar, los autores realizaron un breve experimento de cómo los estereotipos culturales y creencias personales interactuaron entre sí. Las creencias de su muestra, que consta de 117 estudiantes universitarios, han confirmado los clichés sobre las emociones en relación con el género: las mujeres expresan emociones más que los hombres y más intensamente, los hombres han restringido el emocionalismo; las mujeres sienten vergüenza más a menudo, los hombres más a menudo expresan la ira y el orgullo.

En una sociedad donde las mujeres ocupan cada vez más puestos de poder, el llanto es un signo de debilidad a la que cualquier sufriría.

El segundo estudio es sin duda el más interesante y nos lleva de nuevo a la página del libro que me llamó la atención. En este caso, los experimentadores presentados a los dos objetos en las fotografías que muestran a un hombre y una mujer cuyas expresiones faciales de ira y tristeza se mezclaron con el fin de obtener una ‘expresión facial ambigua único para ambos sexos que podrían ser codificados como sea enojado y triste. Los resultados mostraron que al juzgar la expresión ambigua masculina, los participantes identificaron como enojado. En el caso de la mujer, la expresión fue juzgado frustrado, triste, impotente.

Estos resultados, así como muchos otros antes y después, nos muestran cómo maleable por el entorno que nos rodea y lo poderoso que los estereotipos de género en la determinación de las reacciones fisiológicas básicas rodea.

Incluso hoy en día, en 2016, una mujer que es mujer enojada o asertivo pone en un peligro tanto social y laboral. A medida que la situación está cambiando muy rápidamente, incluso las mujeres-en principio, siguen siendo víctimas de una situación social que les permite expresar emociones que giran alrededor de la esfera de la debilidad y la impotencia. Los hombres por su parte expresan con mayor facilidad las emociones que giran en torno al tema de la dominación. Reitero una vez más el punto de que esta distinción no afecta a la experiencia interna, pero esa expresión, la externa.

Una vez que empecé mi búsqueda a través de viejos artículos de quince decidí ir y recuperar algunos libros sobre el desarrollo del lenguaje en la primera infancia para comprender cómo abrumadora las primeras formas de comunicación en el fortalecimiento de los roles de género.

Una vez más, algunos investigadores se han centrado en las diferencias de idioma de los padres en relación con el sexo del niño. Ya en 1987 la búsqueda de Dunn y otrosmostraron que las madres buscan un lenguaje más emocional con las niñas es de 18 meses es de 24 meses. El resultado es que en dos años las chicas hablan mucho más acerca de sus emociones que los varones, lo que confirma el estereotipo de las mujeres “más emocional.” En particular, la tristeza es una emoción mucho más enfatizado por sus madres cuando hablan con sus hijas que cuando lo hacen con sus hijos.

¿Qué hacer entonces con esta cantidad de información?

Hace años tuve un amigo que ahora tengo un poco “perdido de vista. Tenía una novia con la que a menudo me peleé, y cuando esto sucedió, ella se echó a llorar. Para él, esta reacción fue manipuladora. Aquí, en primer lugar, creo que tenemos que dejar de pensar que las mujeres lloran para ablandar o manipular cualquiera. Lloro más a menudo que no fuera de la ira a la tristeza, y me aseguro que en esos casos me gustaría quitar de la cabeza de la víctima y utilizarla como una olla (aderentemente con el tema del artículo, no luchar con las mujeres casi nunca). Entre otras cosas, en una sociedad que está cambiando tan rápidamente y en el que las mujeres siempre ocupan más puestos de poder, el llanto es un signo de debilidad a la que cualquier sufriría.

La fuerza de los estereotipos radica en su ser escondido en los pliegues de la vida cotidiana, en no ser diseñada. En el momento en que se convierte en explícito perder parte de su ventaja. Quiero pensar que si mi madre había hecho una investigación sobre el tema cuando estaba embarazada, ahora me encontraba discutiendo sobre WhatsApp como un tonto.

Fotografias via internet

Add Comment